Una Histórica Batalla

Los Antecedentes de la Batalla de Bailén

 

abdicaciones2A la muerte de Carlos III en 1788, la economía española empieza a decaer. Su sucesor, Carlos IV a pesar de sus inicios reformistas, se vio superado por los acontecimientos que estaban acaeciendo en Francia, al estallido de la Revolución Francesa (1789) temiendo que las nuevas ideas liberales se contagiasen en España y acabasen con el Antiguo Régimen absolutista.

Ante la falta de voluntad por gobernar por parte del Rey Carlos IV, el Estado recae en las manos de su esposa la reina Maria Luisa de Parma y su valido Manuel Godoy, teniendo como su principal oponente a su hijo el príncipe Fernando.

Esta coyuntura, será aprovechada por Napoleón, gran triunfador de la Revolución, que fijando su mirada en España, obliga a Carlos IV a ser su aliado en la conquista de Portugal. Este es el pretexto que utiliza el ambicioso Emperador para invadir la Península.

El general francés Junot entra en España con sus tropas el 18 de octubre de 1807. Las tropas francesas que contaban con cien mil hombres, al frente de los cuales pone Napoleón al general Murat, continúan ocupando España.

Las Fases de la Batalla de Bailén

fases de la batallaUno de los principales factores que influyeron en la victoria de las tropas españolas sobre el ejército francés, fue el gran apoyo que recibieron de la población de Bailén. María Bellido se convirtió en la heroína local de ésta batalla, al abastecer con agua en jarras de cerámica al ejército español en un día donde el calor de verano era especialmente intenso. Las altas temperaturas habituales en la época estival de la zona, ayudaron aún más si cabe, a la victoria del frente español ante los franceses, fenómeno que dejó en evidencia a la artillería del ejército francés por exceso de calentamiento en su cañones.

Las fases de la batallas fueron:

La batalla se va a iniciar dentro de la mayor confusión. Sobre las tres de la madrugada, la vanguardia francesa, mandada por Teulet, llega al Puente del Rumblar. Mientras, el Brigadier Venegas, había tocado diana una hora antes y se preparaba para emprender la marcha. Era noche cerrada y apenas se divisaba por el horizonte. Nadie sabía a quién tenía delante. Desorientadas las vanguardias de ambos ejércitos, a oscuras aún, la fuerza de Teulet arrolla a la española y les obliga a replegarse a las estribaciones del Zumacar Chico. Al oír los disparos, el General Reding reunido con sus Generales, situados a la izquierda del Camino Real, ordena a sus unidades que se sitúen donde estaban vivaqueando, Venegas, consigue tiempo para que se organicen y realicen un despliegue ordenado. Desde la loma del Cerro San Valentín hasta el haza Walona, en forma de arco.

Así pues, Dupont sin pérdida de tiempo mandó situar a sus unidades entre los olivares que cubren el Cerro Cerrajón y los Zumacares, colocando en el centro la artillería.

Las constantes cargas que Dupont intenta para romper la línea defensiva que había desplegado el General Reding en algunos de sus puntos, resultan inútiles. El ejército español mantiene sus puestos a pesar de la falta de profundidad del despliegue realizado y del temor de que los franceses pudieran abrir hueco en sus líneas. Los infantes de la Reyna y de Ceuta obligan a los jinetes de Dupré a retirarse.

Dupont empeña lo mejor de su ejército sin conseguir nada a cambio, eran las 10 de la mañana y después de más de cinco horas de combate, el cansancio empieza a hacer mella entre los franceses. La caballería de Privé arrolla en el Haza Walona al Regimiento en línea de Jaén que pierde sus banderas y cae mortalmente herido su coronel D. Antonio Moya. En este momento del combate entran en liza los garrochistas que consiguen poner en fuga a las tropas francesas, pero llevados por su celo se introducen entre sus líneas y tienen numerosas bajas. La sed, el humo del monte bajo incendiado, los nervios que cunden entre las filas francesas tanto como el temor de la llegada de Castaños desesperan al enemigo.

Al mediodía del 19 de julio, Dupont intenta un último ataque a la desesperada comprometiendo lo mejor de su ejército, 400 Marinos de la Guardia, que había quedado en la retaguardia ante un posible avistamiento de la vanguardia de Castaños. El general Dupont fue herido, y sus soldados fracasaron de nuevo en su misión.

El calor se había convertido en el auténtico protagonista, la temperatura superaba los 40 grados, a esto hay que sumar el incremento térmico que provocó el incendio del monte bajo del campo de batalla que en el mes de julio se hallaba seco y aún segar. La tropa francesa se dispersa buscando agua para saciar la sed. La tradición popular narra que muchos de estos soldados se lanzaran a la Noria de la Huerta de San Lázaro, único lugar próximo con agua, con la siguiente frase "Morir aquí y resucitar en París".

Pero la Batalla no había terminado, Vedel que se aproximaba al término de Bailén, desconocía de la rendición del General Dupont e inicíó, un ataque sobre el cerro del Ahorcado. El propio Dupont, le hizo saber de la suspensión de hostilidades a Vedel que para ponerse en salvo con sus tropas, emprendió la marcha por la noche en dirección a la sierra, llegando a Santa Elena el 21 a mediodía, aunque alcanzado allí por el coronel de ingenieros D. Nicolás Garrido con la orden terminante e imperiosa de regresar a Bailén, exigida por los generales Castaños y Reding, que amenazaron a Dupont con pasar a cuchillo a la división Barbou, completamente cercada ya por todo el ejército de Andalucía, tuvo que efectuarlo mal de su grado por haberse acordado así en junta de jefes (De veintitrés jefes que asistieron a la junta, solo cuatro opinaron por continuar la retirada).

 

Las Capitulaciones de Bailén

Capitulacion de Ayacucho1La derrota de Dupont fueron redactadas, el 22 de Junio de 1808, en las conocidas como las "Capitulaciones de Bailén" firmadas entre los dos generales de ambos bandos: Castaños y Dupont. Este documento de 6 páginas, estable la rendición de las tropas francesad y el destino de los prisioneros de la Batalla de Bailén, que finalmente fuero repatriados a Francia, y no a Madrid con el fin de impedir que vovieran a combatir contra las tropas españolas de ésta ciudad, aun en batalla contra el ejército francés.

Las capitulaciones se firmaron al fin el 22 de Junio, después de muchas discusiones, en la casa de postas que media entre Bailén y Andújar, en las proximidades de Villanueva de la Reina, donde se había establecido Castaños; por ellas debía quedar prisionera de guerra toda la división Barbou, con la que había peleado Dupont, y la de Vedel evacuar la Andalucía, trasladándose ambas a Sanlúcar de Barrameda y Rota desde donde se darían a la vela para Rochefor embarcadas en buques tripulados por españoles.

En su consecuencia, las legiones de Dupont, en número de 8.242 hombres, los vencedores de Austerlitz y de Friedland, que habían paseado sus águilas victoriosas por todo Europa, desfilaron por delante del ejército español y fueron a deponer sus armas y banderas junto a la Venta del Rumblar.

Las divisiones Vedel y Dufour (9.393 hombres) formaron pabellones y entregaron en depósito sus armas y material de guerra. Las demás tropas que faltaban del cuerpo de ejército del general Dupont hasta el número de 22.475 hombres, descartados los 2.000 muertos en la batalla, acudieron de Santa Cruz de la Mudela, Manzanares y otros puntos de la comunicación con Madrid, para dar cumplimiento al convenio celebrado por sus jefes.

El capitán d'Villoutreys, que había entablado en Bailén los primeros tratos, llevó a Madrid la triste noticia, escoltado hasta Aranjuez por una sección de caballería española.

 

Las Consecuencias de la Batalla de Bailen

Consecuencias de la Batalla de BailénLos días posteriores a la Capitulación de Bailén, la rendición del ejército francés ante las tropas del General Castaños fue un hecho histórico que se hizo oficial seis días después en Madrid, a través de la presencia del Caiptán De Villoutreys quien portaba una copia del documento firmado por Castaños y Dupont. Como consecuencia, el José I, hermano de Napoleón y a quien cedió los derechos después de las abdicaciones de Bayona de los reyes Carlos IV y su hijo Fernando VII.

"Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas mis desgracias de Francia. Todas las circunstancias de mis desastres se relacionan con este nudo fatal: destruyó mi autoridad moral en Europa, complicó mis dificultades, abrió una escuela a los soldados ingleses,...esta maldita guerra me ha perdido"

Napoleón en Santa Helena.

Bailén tuvo numerosas consecuencias.

  • Psicológicamente originó una nueva esperanza, un enorme entusiasmo a nivel general que aumentó todavía más al conocerse la resistencia mostrada por los habitantes de Zaragoza y Girona. Hasta entonces, cada reino, cada ciudad o pueblo había reaccionado al compás de las circunstancias con una tendencia eminentemente defensiva, resistiendo al invasor. A partir de Bailén comenzó a pensarse en la necesidad de la existencia de un poder único, acatado por todos, que gobernará en nombre de Fernando VII y en su lugar dirigiera la guerra, aunara y coordinara los esfuerzos, hasta ahora dispersos. La solución fue, la constitución de la Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino.
  • Militarmente, el fracaso de Dupont significó la primera derrota campal sufrida por un ejército napoleónico y, materialmente, la rendición de 20.000 soldados imperiales. Estratégicamente, Bailén abrió el camino hacia Madrid, provocando que José I tuviera que retirarse hasta Vitoria por su seguridad. El 29 de julio supo el rey intruso la amarga nueva, y el 30 abandonaba la Corte madrileña, siguiéndole el 31 con la retaguardia el mariscal Moncey, para establecerse en Miranda de Ebro, en cuyas inmediaciones se concentraron 60.000 franceses. El 1º de agosto respiraba Madrid completamente libre del enemigo; el 13 entraba en ella el general D. Pedro González Llamas con las tropas de Valencia y Murcia, y el 23 lo efectuaba Castaños por la puerta de Atocha con la división de Reserva del ejército de Andalucía, siendo recibido con el júbilo consiguiente. Los imperiales levantaron también el sitio que tenían puesto a Zaragoza.

Consecuencias de la Batalla de Bailén

Este repliegue hizo cundir el júbilo entre los patriotas españoles al creer que Bailén era repetible y que podía ganarse, sólo con valor y patriotismo, una guerra de tipo convencional frente a Napoleón. La alegría de la victoria duró pocos meses. Inmediatamente, Napoleón decide vengar la afrenta, el mismo se pone al frente de su Grand Armée que, con unos 250.000 hombres distribuidos en siete cuerpos del ejército, formaba una masa de choque formidable. El idealismo inicial que surgió con la victoria en Bailén de conseguir expulsar al invasor francés de nuestros campos se convirtió en una realidad tras una guerra de seis años.

Para Bailén, esta victoria supuso una serie de reconocimientos a nivel nacional e internacional. El primero llegó de la mano de la Juntas Suprema Central al otorgarle el Titulo de "Muy Noble y Leal" en 1809, siendo confirmado por Fernando VII en 1813. A los miembros de la Corporación existente en aquellos momentos así como, a los vecinos, la mayoría mujeres, niños y ancianos que participaron en aquella calurosa jornada asistiendo al ejército español en sus necesidades, con peligro de su vida, se les condecoró con medalla de oro, bajo el lema "Al Valor y Lealtad".

En 1850, se le concede a Bailén, el rango de Ciudad y se obliga a todas aquellas ciudades de más de 10.000 habitantes a colocar el nombre de Bailén a una de sus tres calles más principales, honor otorgado por la reina Isabel II en una época en la que se realiza una revisión histórica de la Guerra de la Independencia por analistas franceses y españoles esencialmente.

 

La Fecha

19 DE JULIO DE 1808. LA BATALLA DE BAILÉN

Bailén, 19 de julio de 1808. Una pequeña villa que contaba con apenas 1500 habitantes escribiría unos de los capítulos más importantes de la Historia de España. Por primera vez, un ejército del  todopoderoso emperador Napoleón Bonaparte, era vencido en un combate de campo abierto. Su eco  resonó por toda Europa quedando inmortalizado su nombre para siempre.

 

casado-alisal

Best UK Bookis w.betroll.co.uk Will Hill
How to get bonus http://f.betroll.co.uk/ Betfair